Usos comunes de la Resonancia Magnética en Neuroradiología

La exploración de RM en neurorradiología permite obtener un mejor contraste de las partes blandas, por lo que es más sensible que la TC en la detección de algunos tipos de lesiones, especialmente las que afectan el cerebro y la médula espinal.

La RM de cabeza se lleva a cabo para diagnosticar:

  • Tumores cerebrales.
  • Anomalías del desarrollo del cerebro.
  • Anomalías vasculares de la cabeza (por ejemplo, aneurismas).
  • Enfermedades de los ojos y el oído interno.
  • Isquemia cerebral.
  • Enfermedad de la glándula hipofisaria.
  • Ciertas enfermedades inflamatorias del sistema nervioso, como la esclerosis múltiple.
  • Alteraciones cerebrales de origen metabólico.

La RM de columna y médula se lleva a cabo para diagnosticar:

  • Detección de lesiones ligamentosas o del disco intervertebral en pacientes con lumbalgia o cervicalgia, asociada o no a dolores radiculares (dolor que se irradia por los brazos o piernas).
  • Estudio de las lesiones de la médula espinal en pacientes con traumatismos que afectan la columna.
  • Estudio de tumores de la medula espinal o de sus cubiertas.
  • Estudio de pacientes con sospecha de lesiones que afecten la función de la médula espinal (alteración motora o sensitiva de las extremidades superiores o inferiores).

Técnicas especiales de la RM en Neurorradiología

La exploración de RM en neurorradiología puede utilizar algunas técnicas especiales como son la espectroscopia, difusión, perfusión, angiografía, la tractografía y RM funcional que permiten obtener información metabólica, de movimiento molecular microscópico, de la hemodinámica cerebral, de las arterias y venas, de la estructura de las fibras cerebrales y de la actividad cerebral. Estas técnicas se emplean para el estudio de enfermedades vasculares, tumores, procesos neurodegenerativos y de forma previa a la cirugía cerebral para evitar lesionar zonas importantes del cerebro.







Copyright © 2018 Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM)