Print Friendly, PDF & Email

La ecografía (del griego «ἠχώ» [ēkhō] ‘eco’, y «γραφία» [grafía] ‘escribir’), también llamada ultrasonografía o ecosonografía, es un procedimiento de diagnóstico usado en los hospitales y clínicas que emplea el ultrasonido para crear imágenes bidimensionales o tridimensionales.

Mediante un pequeño instrumento muy similar a un “micrófono” llamado transductor (sonda) que  emite ondas de ultrasonidos. Estas ondas sonoras de alta frecuencia se transmiten hacia el área del cuerpo bajo estudio, y se recibe su eco.

El transductor es el responsable de enviar pequeños pulsos de ondas acústicas de alta frecuencia, inaudibles por el oído humano las cuales van hacia al interior del cuerpo. Estas rebotarán sobre órganos, tejidos o fluidos y el aparato registrará los cambios mínimos del sonido

Una computadora convierte este eco en una imagen que aparece en la pantalla. Este proceso ocurre gracias al llamado efecto piezoeléctrico.