Print Friendly, PDF & Email

El aspecto de los lóbulos frontales abombados y con una separación interhemisférica recuerda la silueta de un volcán, de ahí que el descriptor del signo, Ishiwata, le diera el nombre de Monte Fuji o Fujiyama.