Apartados Importantes

BIOPSIA MAMARIA

< Volver al Inicio
Print Friendly, PDF & Email

SERAM

La biopsia mamaria es una prueba diagnóstica que consiste en la extracción de una muestra total o parcial de tejido para ser examinada al microscopio por un patólogo. Se realiza utilizando técnicas de imagen (ecografía, estereotaxia o resonancia magnética).

La biopsia mamaria se realiza cuando la citología no es suficiente para caracterizar la alteración y se necesita una muestra más grande de tejido para analizar. La muestra será fijada, teñida y cortada para que la estudie el médico patólogo.

Este procedimiento se llama histología, y requiere el uso de una aguja más gruesa para la obtención de más muestra.

Biopsia guiada

Para guiarnos en el procedimiento, se usan las tres técnicas de imagen habituales de la mama (ecografía, estereotaxia y resonancia magnética). La preferible es la ecografía por su rapidez y precisión, al ofrecer la imagen en tiempo real, pero para lesiones no visibles mediante esa técnica, pueden emplearse las otras dos.

La biopsia tiene una duración de 20-45 minutos dependiendo de la técnica. Sólo muy ocasionalmente y debido a múltiples causas, la muestra puede no ser diagnóstica.

¿Cuándo está indicada?

Durante el transcurso de su estudio médico, alguna de las pruebas de imagen (mamografía, ecografía, resonancia magnética… pueden haber mostrado algún tipo de alteración de naturaleza desconocida.

La mayoría de las lesiones detectadas (70%) son benignas, pero pueden ser indistinguibles de un cáncer de mama sólo con las técnicas de imagen. Por ello, está justificado realizar una biopsia y aclarar definitivamente la naturaleza de la lesión.

Indicaciones más frecuentes de esta prueba:

  • Cáncer de mama.
  • Nódulos o quistes mamarios.

¿Cómo se realiza?

  • Realización de la prueba
  • Preparación de la prueba
  • Posibles complicaciones
  • Sangrado: Existe un pequeño riesgo, que es directamente proporcional al calibre de la aguja usada, así el riesgo de sangrado por PAAF es muy bajo (a no ser que exista un trastorno de coagulación) y este riesgo se aumenta ligeramente cuando se usan agujas más gruesas, pero sigue siendo una complicación rara. También depende de la zona que hay que puncionar, siendo las biopsias hepáticas las que están asociadas a un mayor riesgo de sangrado por su rica vascularización.En la mayoría de los casos el sangrado es muy limitado y no requiere control específico después del procedimiento.
  • Existe un riesgo teórico de infección, pero es muy raro si se cumplen las medidas de esterilidad.

En caso de que presente dolor persistente que no desaparece tras medicación estándar, falta de aire, debilidad, obnubilación, fiebre o escalofríos debe consultar al facultativo.

TECNICAS

Actualmente existen otras formas de biopsia (“microbiopsia”) que permiten obtener material suficiente para llegar al diagnóstico, evitando en muchos casos molestias y gastos innecesarios.

Por eso, se han desarrollado estas técnicas que han demostrado su utilidad, con las ventajas de poderse realizar con anestesia local, en régimen ambultario, con ausencia o mínima cicatriz y el consiguiente ahorro económico y de tiempo, si se comparan con la biopsia quirúrgica.

Existen tres tipos de técnica:

  • Biopsia Tru-cut: la aguja tiene un calibre de unos 2-3 mm. y va conectada a una pistola automática, permitiendo la obtención de un fragmento de tejido. Encuentra su indicación principal en todo tipo de nódulos de la mama.
  • Biopsia asistida por vacío: se trata de unos sistemas que suponen una evolución del sistema Trucut, ya que la aguja es de mayor calibre y va conectada a un sistema de aspiración, de modo que obtiene unas muestras mejores y con una punción única. Se utilizan fundamentalmente en casos de microcalcificaciones.
  • Biopsia escisional percutánea: trata de unas cánulas de biopsia que permiten la extirpación en un solo bloque de lesiones de hasta 20 mm. de diámetro máximo. Su mejor indicación son las distorsiones de la arquitectura mamaria con resultado previo indeterminado.

PREPARACIÓN DE LA PRUEBA

  • No deben tomarse fármacos que puedan predisponer al sangrado (antiinflamatorios, anticoagulantes…) Se le preguntará antes de realizar el procedimiento.
  • Haga saber si tiene problemas de coagulación. No obstante, se realizarán pruebas de coagulación antes del procedimiento.
  • Para disminuir el riesgo de sangrado, debe permanecer en ayunas y en reposo con compresión sobre la zona de punción durante unas cuatro horas después de la realización de la prueba.
  • La piel se limpia con una solución yodada para erradicar las bacterias que viven en ella. Se usan materiales estériles y desechables (guantes, agujas estériles).
  • La posición de la aguja es seguida por ofrecer la máxima precisión diagnóstica.

COMPLICACIONES

  • Sangrado: Existe un pequeño riesgo, que es directamente proporcional al calibre de la aguja usada, así el riesgo de sangrado por PAAF es muy bajo (a no ser que exista un trastorno de coagulación) y este riesgo se aumenta ligeramente cuando se usan agujas más gruesas, pero sigue siendo una complicación rara. También depende de la zona que hay que puncionar, siendo las biopsias hepáticas las que están asociadas a un mayor riesgo de sangrado por su rica vascularización.En la mayoría de los casos el sangrado es muy limitado y no requiere control específico después del procedimiento.
  • Existe un riesgo teórico de infección, pero es muy raro si se cumplen las medidas de esterilidad.

En caso de que presente dolor persistente que no desaparece tras medicación estándar, falta de aire, debilidad, obnubilación, fiebre o escalofríos debe consultar al facultativo.