Apartados Importantes

GAMMAGRAFIA NUCLEAR

< Volver al Inicio
Print Friendly, PDF & Email

La gammagrafía es una prueba diagnóstica de Medicina Nuclear que consiste en la administración de una pequeña dosis de radioisótopo (trazador). Este material se distribuye por todo el organismo y los distintos órganos lo captan.

Después, se utiliza una gammacámara para detectar los rayos gamma que libera el trazador.

Las más frecuentes son:

  • Gammagrafía ósea
  • Gammagrafía tiroidea

¿Cuándo está indicada?

Estas exploraciones se aplican en el estudio de una gran variedad de sistemas, como el osteoarticular, genitourinario, digestivo, cardiovascular, respiratorio, endocrino y cerebral.

En el área oncológica, las indicaciones de las gammagrafías son muy extensas y dentro de la patología benigna abarcan un gran número de procesos, de tipo reumático, infeccioso, vascular, degenerativo o la valoración funcional de determinados órganos, como el riñón, corazón, pulmón, hígado y aparato digestivo.

Entre la patología más estudiada se encuentran la necrosis ósea, procesos articulares agudos o crónicos, las fracturas por sobrecarga, los procesos dolorosos de columna vertebral, las infecciones agudas o crónicas, la valoración funcional del nódulo tiroideo y paratiroideo, la función ventricular en pacientes con miocardiopatías, la embolia pulmonar, la valoración pulmonar preoperatoria, el estudio funcional del vaciamiento gástrico y del reflujo gastroesofágico, la detección de hemorragias digestivas bajas, el diagnóstico y extensión de la enfermedad proliferativa intestinal, la valoración postoperatoria y evolutiva del trasplante renal, el diagnóstico de la hipertensión vasculorrenal, de la pielonefritis y en el campo de los marcajes de células sanguíneas la determinación de la masa eritrocitaria y de la vida media y secuestro plaquetario.

Indicaciones más frecuentes de esta prueba:

  • Metástasis óseas.
  • Problemas de tiroides.
  • Problemas de la glándula paratiroides.
  • Trastornos metabólicos.

¿Cómo se realiza?

  • Realización de la prueba
  • Preparación de la prueba
  • Posibles complicaciones

En primer lugar, se le administrará el radiofármaco. Puede administrarse por vía oral o, lo más frecuente, por vía intravenosa.

Deberá esperar aproximadamente unos 60 minutos a que el trazador se distribuya por todo el organismo. Una vez pasado este tiempo, se procederá a tomar las imágenes.

Para ello, el paciente deberá estar tumbado e inmóvil sobre una camilla. La duración del examen dependerá de la zona anatómica que hay que estudiar y de la cantidad de imágenes necesarias para completar el estudio, generalmente suele tomar 30 minutos.

PREPARACION DE LA PRUEBA

  • No es necesario estar en ayunas, excepto para la gammagrafía tiroidea, el vaciamiento gástrico y el rastreo con yodo-131.
  • Si sospecha que puede estar embarazada, debe comunicarlo a su llegada a su médico o a la persona de enfermería de Medicina Nuclear.
  • En caso de encontrarse en periodo de lactancia materna, pregunte a la enfermera las indicaciones que hay que seguir.
  • Se recomienda aumentar la ingesta de líquidos a partir de la administración del isótopo radiactivo para favorecer su eliminación por vía urinaria.
  • Deberá extremar las medidas de higiene después de ir al servicio. Deberá lavarse las manos y asegurarse de tirar de la cadena del inodoro.
  • Deberá evitar el contacto estrecho con embarazadas o niños de corta edad el tiempo que le indique la enfermera de Medicina Nuclear.

POSIBLES COMPLICACIONES

  • La dosis administrada para una exploración no produce ningún efecto secundario ni reacciones adversas y no le impedirá hacer su vida normal.
  • La gammagrafía no produce reacciones alérgicas ni ningún tipo de molestias durante su realización.