Apartados Importantes

Medios de Contraste con IODO: Conceptos Básicos

< Volver al Inicio
Print Friendly, PDF & Email

INTRODUCCIÓN

Un medio de contraste es una sustancia que, introducida por distintas vías en el organismo, aumenta el coeficiente de absorción de rayos X de diversos órganos y estructuras debido a que contienen un elemento con un alto número atómico, como el yodo.

Inforadiología.eu

Las características que debe reunir un medio de contraste son:

  • ALTA ATENUACIÓN A LOS RAYOS X.
  • SOLUBLE EN AGUA.
  • BIEN TOLERADO por el organismo.

• Los contrastes iodados constituyen una herramienta fundamental para el diagnóstico en distintas exploraciones radiológicas. Su uso está muy generalizado, y prácticamente siempre, son seguros y efectivos cuando se administran correctamente.

• Por ello es fundamental para todo el equipo que interviene en su uso, conocer cómo se manifiestan las reacciones adversas a los agentes de contraste y cómo tratarlos de manera temprana.

• La disfunción renal es la reacción que más nos preocupa y más frecuentemente se manifiesta de entre las de mayor calado, por lo que plantear estrategias efectivas es fundamental para disminuir su incidencia.

Las características moleculares comunes de todos los contraste yodados es el anillo benzoico triyodado, con una disposición simétrica de los átomos de yodo (tres) en las posiciones 2,4 y 6. Como decimos, esto es común a los contrastes yodados, tanto iónicos como no iónicos, cambiando sus características, que es lo que les diferencia en los átomos de yodo (responsable del contraste propiamente dicho, por su elevado número atómico), el benceno (responsable, por su unión a las macromóleculas biológicas, de la toxicidad), los radicales (que según sean disociables o no, diferencian a los contrastes en iónicos y noiónicos), y los excipientes, que depende mantener un Ph similar al que tiene la sangre.

En función de las características fundamentales de estas moléculas, podemos clasificarlas en:

• Alta osmolaridad (1200-2400 mOsm/Kg) vs Baja osmolaridad (250-900 mOsm/kg).

• Iónicos (radical carboxílico) vs No Iónicos (radical hidroxílico).

• Monoméricos (un anillo benzoico y tres átomos de I) vs Diméricos (dos anillos benzoicos y seis átomos de I).

CLASIFICACIÓN DE LOS MEDIOS DE CONTRASTE YODADOS

Medios de contrastes Yodados iónicos

Los medios de contraste iónicos fueron los primeros y los únicos empleados en la práctica clínica durante décadas hasta la aparición de nuevas moléculas con menor osmolaridad y menor número de reacciones adversas.

Las propiedades fisicoquímicas y la estructura molecular que determinan las características de este grupo y que lo diferencian de los agentes no iónicos son una osmolaridad elevada en relación con el plasma, que condiciona un mayor número de reacciones adversas, una mayor capacidad anticoagulante, un efecto antiplaquetario más acentuado y una capacidad antiarrítmica superior por la presencia de sodio en la molécula.

En la práctica clínica la principal característica fisicoquímica es la osmolaridad, por lo que la clasificación más utilizada de los medios de contraste está en función de esta propiedad, clasificándose en:

  • contrastes hiperosmolares (sobre 1.200-1.600 mOsm/l)
  • hipoosmolares (aproximadamente 600 mOsm/l)
  • isoosmolares (cerca de 300 mOsm/l).

Siguen un modelo de distribución bicompartimental, donde existe un compartimento central (sangre y órganos muy perfundidos como los riñones, el hígado y los pulmones), en el que la distribución del medicamento es instantánea, con un pico de concentración plasmática máximo a los 120 segundos desde la inyección,y un compartimento periférico (músculo, tejido adiposo y hueso), en el que la difusión es bastante más lenta.

Transcurrido un tiempo, se establece entre ambos compartimentos una fase de equilibrio que se alcanza aproximadamente a los 120 minutos desde la inyección inicial del medio de contraste.

En la actualidad su uso se ha visto relegado a pesar de su menor coste y de un amplio rango de seguridad, debido a la aparición de nuevas moléculas de menor osmolaridad; sus principales aplicaciones son:

  • Estudios radiológicos con contraste intracavitario, como la cistografía o la histerosalpingografía.
  • Contraste oral para opacificar las asas intestinales.
  • Diagnóstico vascular cardiológico.

Medios de contrates yodados no iónicos

La denominación de «iónicos» se debe a la característica que tienen estos compuestos de disociarse en una solución, como la sangre, en aniones (cargas negativas) y en cationes (cargas positivas), resultando en dos partículas eléctrica y osmóticamente activas. El catión es la sal sódica o meglumínica y el anión el ácido benzoico.

Esta disociación es la responsable de la aparición de la mayoría de las reacciones adversas de estas sustancias.

Persiguiendo la obtención de sustancias de mayor eficacia y menor toxicidad, se sintetizaron medios de contraste no disociables y, por tanto, con menor actividad osmótica. Éstos son los medios de contraste no iónicos.

Algunas de las características de los contrastes yodados no iónicos son:

  • • Son contrastes extracelulares.
  • • Presentan alta solubilidad en agua y baja unión a proteínas plasmáticas, lo que aseguran que difundan al espacio vascular e intersticio de forma rápida.
  • • Vida media de distribución de 3-10 minutos.
  • • Eliminación por filtrado glomerular unas 24 horas.
  • • Son los que se usan de forma generalizada hoy día.

3. VÍAS DE ADMINISTRACIÓN PARA LOS MEDIOS DE CONTRASTE YODADOS

  • • Infusión: administración lenta del contraste (similar a la adm. De suero fisiológico). Hoy día muy restringido.
  • • Inyección manual: mediante una jeringa de entre 50 ml-100 ml. Se recomienda lenta administración (0,6-0,8 ml/s). Se utiliza en la urografía intravenosa y en TC cráneo.
  • • Embolada: mediante bomba de inyección, se administra una cantidad variable en volumen y flujo.

Se recomiendan flujos > de 3 ml/s para mantener un bolo compacto y estudiar distintas fases vasculares. Después de administrado, es útil, inyectar suero para aprovechar todo el volumen administrado y evitar que el contraste quede en las conexiones.

Algunas recomendaciones respecto a la técnica son:

• La inyección no debe practicarse con aguja o palomilla, sino con cánulas o catéteres porque son más fiables, no se obstruyen, se mueven menos, producen menos roturas venosas y proporcionan una vía segura en caso de urgencia.

• Como norma general, la vía del contraste no debe utilizarse para administrar otros fármacos.

• Las zonas de venopunción más frecuentes en las exploraciones de TC son las venas basílica y cefálica en el antebrazo, las venas medianas de la articulación del codo, la vena cefálica accesoria y excepcionalmente las venas del dorso de la mano.

• Si el paciente es portador de un catéter venoso central, se debe comprobar su permeabilidad y valorar si el calibre de esta vía es suficiente para el flujo requerido. Al acabar la administración por esta vía, se debe heparinizar

  • ¿ Que medidas de seguridad se recomiendan?
  • ¿ Existen situaciones o patologías previas que requieran un cuidado especial? Situaciones Especiales con los contrastes Iodados
  • ¿ La reacciones tienes tratamiento? Tratamientos de las Reacciones Agudas