Apartados Importantes

Medios de Contrastes Iodados: Situaciones Especiales

< Volver al Inicio
Print Friendly, PDF & Email

Inforadiología.eu

SITUACIONES CON CARÁCTER PARTICULAR

Diabetes y Metformina

La metoformina es un hipoglucemiante oral ampliamente usado en diabéticos tipo II, que se elimina hasta en un 92% por la vía urinaria en las 24 h tras la toma. Predisponentes de forma especial a la aparición de la acidosis láctica, que puede ver aumentada por el efecto sinérgico de los medios de contraste intravasculares, por lo que, en la medida de lo posible hay que tomar medidas adicionales para disminuir este riesgo.

Según las recomendaciones de la American College of Radiology, se establecen varias categorías con las siguientes recomendaciones.

En la primera categoría se encuentran los pacientes con una función renal normal, sin comorbilidades en las que no hay necesidad de discontinuar el tratamiento ni tampoco hacer un examen previo de la creatinina.

En una segunda categoría se encuentran los pacientes que presentan una función renal normal pero con algunas comorbilidades que aumentan la probabilidad de aparición del acidosis láctica como puede ser un metabolismo de lactato disminuido, un aumento del metabolismo anaeróbico, una disfunción hepática, el alcoholismo, administración de medicamentos nefrotóxicos, el fallo cardíaco o respiratorio y la realización de estudios repetidos con altas dosis de contras intravenoso. Para esta categoría el

tratamiento se debe interrumpir el mismo día de la realización de la prueba y no volver a ser instaurado hasta 48 horas después. No obstante, se podría retrasar la reinstauración del tratamiento a criterio facultativo, por lo que es indispensable una buena comunicación entre el equipo de radiólogos y el de clínicos.

En una tercera categoría se encuentran los pacientes diabéticos que además presentan una función renal alterada, en los que el tratamiento de Metformina será discontinuado el momento del estudio y hay que realizar un seguimiento cauteloso

Enfermedad tiroidea

Los pacientes con enfermedad de Graves no tratada y/o bocio multinodular funcionante y los ancianos deben ser identificados previamente y el riesgo de tirotoxicosis inducido por la absorción de contraste iodado, evaluado junto a los endocrinólogos.

El uso de contraste iodado debe ser evitado siempre que esté planeado un tratamiento con I radiactivo, porque puede reducir su eficacia.

Mieloma Múliple y Paraproteinemias

Puede condicionar deshidratación e hipercalcemia. Según las últimas revisiones, la incidencia de nefropatía por contraste en pacientes con mieloma múltiple fue solamente del 0,6-1,25%. Además la insuficiencia renal aguda ocurre con poca frecuencia tras la

administración de contraste si se evita la deshidratación, por lo que parece poco probable que el mieloma, en ausencia de otros factores de riesgo, aumente por sí mismo el riesgo de nefropatía por contraste.

Embarazo y Lactancia

El contrate iodado atraviesa la placenta y se ha demostrado su presencia en tejidos fetales, si bien, no se han demostrado efectos teratogénicos ni tampoco casos de hipotiroidismo.

No obstante, la ausencia de estudios sobre los efectos especialmente en el primer trimestre hacen desaconsejable el uso del mismo, y en caso de que sea indispensable la realización de la prueba las mutación del contraste en los últimos meses de gestación, dado el efecto sobre la glándula tiroidea fetal hay que prestar una atención especial al cribado del hipotiroidismo en el neonato cuando la madre se haya sometido a pruebas con el contraste iodado.

Respecto a la lactancia si bien la cantidad de contraste que llega a la leche materna es muy poco significativa, se recomienda la interrupción de la lactancia durante un periodo de entre 24/36 h.

Feocromocitoma

Cuando la sospecha diagnóstica para un feocromocitoma es lo suficientemente importante, antes de la realización de la prueba, se recomienda un bloqueo alfa adrenérgico diez días antes y beta adrenérgicos durante tres días después, administrando tratamiento oral de ambos bloqueos justo antes de la realización de la prueba.

Contrastes yodados y medicina nuclear

El uso de medios de contrastes con base de yodo reduce de una forma muy marcada la captación de yodo radiactivo que se utiliza en la medicina nuclear tanto para medios diagnósticos como terapéuticos. Por tanto se recomienda de realizar dichos procedimientos al menos hasta ocho semanas transcurridas desde la realización del procedimiento en el que se administró el contraste iodado.