Apartados Importantes

Tratamiento Cancer de Colon

< Volver al Inicio
Print Friendly, PDF & Email

Los investigadores siempre están buscando mejores formas de tratar el cáncer colorrectal.

Cirugía

Los cirujanos siguen trabajando en mejorar las operaciones que se usan para el cáncer colorrectal. Es común la investigación enfocada a los beneficios de las operaciones laparoscópicas y robóticas en comparación con los cirugías abiertas (en donde se hacen cortes de mayor tamaño en la piel). La cirugía a través del ano para el cáncer rectal, sin incurrir en cortes en la piel, también está siendo estudiada.

La preservación de los órganos para conservar la función normal del cuerpo, es otro de los objetivos de las investigaciones. Por ejemplo:

  • Los médicos buscan determinar el momento idóneo para la cirugía después de la quimioterapia que se usa para encoger el tumor rectal, así como definir cuándo cada paciente responderá mejor al tratamiento.
  • Los estudios también buscan las mejores formas de reconectar los extremos del colon que quedan tras la extirpación del segmento con el tumor.
  • La cirugía que preserva el músculo del esfínter anal que controla el paso de las heces fecales es uno de los enfoques de la investigación del cáncer rectal.

Algunas veces cuando el cáncer colorrectal recurre (regresa), se propaga al peritoneo (el revestimiento delgado que cubre la cavidad abdominal y los órganos dentro del abdomen). Con frecuencia, estos cánceres son difíciles de tratar. Recientemente, algunos cirujanos han estudiado un procedimiento llamado quimioterapia intraperitoneal hipertérmica (HIPEC). Primero, se realiza una cirugía para extirpar tanto cáncer como sea posible en el abdomen (vientre). Luego, mientras el paciente se encuentra en el quirófano, la cavidad abdominal es bañada en medicamentos quimioterapéuticos previamente calentados. Esto permite que la quimioterapia tenga contacto directo con las células cancerosas, y se cree que el calor puede ayudar a que los medicamentos funcionen mejor. Algunos pacientes están viviendo más tiempo con este tipo de tratamiento, pero se necesitan más estudios para determinar a qué pacientes puede beneficiar. Este procedimiento requiere de médicos y enfermeras con capacitación especial y con equipo especializado, por lo que no está ampliamente disponible.

Quimioterapia

La quimioterapia es una parte importante del tratamiento para muchas personas con cáncer colorrectal, y los médicos tratan constantemente de que sea más eficaz y más segura. Se han probado diferentes métodos en estudios clínicos, incluyendo:

  • Probar nuevos medicamentos de quimioterapia o medicamentos que ya se estaban usando contra otros cánceres.
  • Buscar nuevas maneras de combinar los medicamentos que ya se sabe que actúan contra el cáncer colorrectal a fin de aumentar su eficacia.
  • Estudiar mejores maneras de combinar la quimioterapia con la radioterapia, las terapias dirigidas y/o con la inmunoterapia.

Otras áreas de interés en la investigación incluye la búsqueda de mejores formas de identificar, prevenir y tratar los efectos secundarios de la quimioterapia.

Terapia dirigida

Los medicamentos de terapia dirigida (información disponible en inglés) funcionan de distinta manera que los medicamentos de la quimioterapia convencional, ya que afectan partes específicas de las células cancerosas que las diferencian de las células normales. Varios medicamentos de terapia dirigida ya se han usado para tratar el cáncer colorrectal.Los investigadores estudian sobre la mejor forma de administrar estos medicamentos, así como sobre la generación de nuevos medicamentos de terapia dirigida. También se concentran en observar las células del cáncer colorrectal en busca de ciertos cambios específicos (mutaciones) en las células que podrían ser el objetivo del tratamiento dirigido como parte del plan de tratamiento.

Se están llevando a cabo investigaciones para ver si el uso de terapia dirigida junto con quimioterapia en casos de cáncer en etapa inicial puede ayudar a reducir el riesgo de recurrencia.

Inmunoterapia

Un área alentadora de la investigación es el campo de la inmunoterapia. La inmunoterapia consiste en tratamiento que usa el propio sistema inmunitario del cuerpo para combatir el cáncer.

Inhibidores de puestos de control inmunitarios: una parte importante del sistema inmunitario es su capacidad de distinguir entre las células normales en el cuerpo y aquellas que identifica como “extranjeras”. Esto permite que el sistema inmunitario ataque a las células extranjeras dejando solamente las células normales. Para ello, utilizan proteínas de “puestos de control” en ciertas células inmunitarias. Estas proteínas actúan como interruptores que necesitan ser activados (o desactivados) para iniciar una respuesta inmunitaria. En ocasiones, las células cancerosas usan estos puestos de control para evitar ser atacadas por el sistema inmunitario.

Los nuevos medicamentos que atacan a las proteínas de puestos de control tienen un futuro prometedor como tratamientos contra el cáncer. Las células del cáncer colorrectal que tienen cambios genéticos específicos, tales como altos niveles de inestabilidad de microsatélites (MSI-H) o cambios en uno de los genes de reparación de discordancias (MMR), suelen tener muchos otros cambios que las hacen diferentes de las células colorrectales normales.Esto puede hacerlas más visibles al sistema inmunitario. Se están haciendo estudios para analizar si los cánceres que presentan estos cambios están siendo beneficiados por el tratamiento con medicamentos que se enfocan a estos cambios celulares.

Vacunas contra el cáncer: los investigadores estudian varias vacunas para tratar el cáncer colorrectal o prevenir que regrese después del tratamiento.A diferencia de las vacunas utilizadas para prevenir enfermedades infecciosas, estas vacunas están diseñadas para estimular la reacción del sistema inmunológico del paciente para combatir mejor el cáncer colorrectal.

Se están estudiando muchos tipos de vacunas. Por ejemplo, algunas vacunas son creadas a partir de extraer del tumor algunas cuantas células del propio sistema inmunológico del paciente (llamadas células dendríticas) las cuales son tratadas con una sustancia que ayuda a identificar y atacar a las células cancerosas cuando son reintroducidas al cuerpo del paciente.